El Universal

< Inicio

¿Un año más o uno menos?

 
01/01/12 (7:47 PM)
"... la promesa de vernos otra vez se va alargando, y el momento de irnos está cerca..."

Las uvas del tiempo, Andrés Eloy Blanco, 31-12-1923



SE FUE 2011 dejando una estela de cambios políticos nada despreciable, semejante a aquel 1989 que tumbó el Muro de Berlín y cerró la Guerra Fría. En el año que acaba de irse la diva indiscutible fue Medio Oriente (Túnez, Bin Laden, Libia, Egipto, Yemen, Barhéin, Irak) y, en según plano, Grecia, Italia, España, Corea del Norte, indignados, caudillos con cáncer, Cano, Noriega y Putin.



Con elecciones en Venezuela, Rusia, EEUU, Francia y México, asuntos pendientes en Siria, y la Vinotinto inspirada, 2012 arranca con un menú intenso y hasta amenazas apocalípticas. Como siempre sucede cada cuatro años, éste será bisiesto y olímpico (Londres).



Pero también como siempre, las grandes noticias serán sorpresivas: ninguno de los grandes cambios, las tragedias (Tohoku, Oslo) ni los escándalos (Murdoch, Strauss-Kahn, Schwarzenegger) que vivió el mundo en 2011 estaba en agenda. Ese año ya está ido: ¿uno más o uno menos? Depende, lo que está claro es que tiempo de volver a empezar. Y el mundo tiene varias asignaturas pendientes, encabezadas por la salida del túnel autoritario en Cuba, Irán, China, Venezuela, Rusia, Corea del Norte, Sudán, Zimbabwe, etc



TAN TEMPRANO COMO el 3 de enero comienzan en Iowa las largas primarias para escoger al candidato republicano que enfrentará a Obama en noviembre. Se estima que el nombre del contrincante se oficialice en la Convención del 27 de agosto, pero mucho antes ya se sabrá quién es el escogido.



Luego de meses de debates y subibajas en las encuestas durante el precalentamiento de 2011, ahora los votantes inscritos en el partido republicano toman la palestra, según un calendario que va rotando por los distintos estados del país hasta junio, no siempre en orden de importancia electoral.



El ex gobernador mormón Mitt Romney está partiendo como favorito, luego de ser el único precandidato que se mantuvo relativamente sólido en las encuestas en 2011 y, sobre todo, con los mejores números al ser comparado con el presidente (de hecho esta semana por primera vez un sondeo lo colocó sobre Obama 45-39%). Pero sus otros siete compañeros del maratón republicano (Bachmann, Gingrich, Huntsman, Johnson, Paul, Perry y Santorum) esperan por un milagro como el que protagonizó el propio Obama en 2008 al sacar del camino a su hoy Canciller Hillary Clinton.



Y es que los primeros triunfos, aún en estados pequeños, suelen tener un efecto dominó e impulsar definitivamente. O sepultar, según el caso. Así, la favorita Hillary jamás pudo recuperarse en 2008 cuando quedó tercera en Iowa aquel 3 de enero, si bien enseguida conquistó progresivamente las entidades más pobladas.



Luego de Iowa, el calendario seguirá este enero en New Hampshire (martes 10), Carolina del Sur (sábado 21) y, el primero de los grandes estados, Florida (martes 31). Habrá primarias progresivas hasta completar el mapa. Una de las fechas más importantes es el 6 de marzo (el llamado "Súper Martes" con 10 estados, incluyendo el iconográfico Ohio, considerado clave porque normalmente pinta un panorama promedio de la nación).



Los "gigantes" Texas y Nueva York votarán el 3 y 24 de abril, respectivamente; y a California, el estado más habitado, le toca casi al final, el 5 de junio. Sí, hay elecciones, derroche, promesas e insultos para rato en EEUU, pero mucho menos que en los años en los que el presidente no va a la reelección y ambos partidos deben celebrar primarias.



Lo más irónico es que la campaña interna termina siempre siendo más larga que la presidencial, y los precandidatos pierden más tiempo y dinero compitiendo y debatiendo entre ellos, que con su oponente oficial.



STHEPHEN DALDRY , el director que lleva el récord de haber sido nominado al Oscar por todos sus largometrajes (Billy Elliot, Las Horas y The Reader), nos sorprendió a los asistentes a una proyección regular de su última película el lunes pasado al presentarse informalmente para responder preguntas al final de la función en un cine del Upper West Side.



Protagonizada por Tom Hanks y Sandra Bullock, "Extremely loud & Incredibly close" no es la mejor entrega del británico Daldry, quizás porque por primera vez está asumiendo una historia cien por ciento "extranjera" para él, mientras sus anteriores eran total o parcialmente europeas. O tal vez sea simplemente culpa del irregular guión. Lo cierto es que este argumento, sobre un niño lidiando con la muerte de su padre el 11S, está lejos de la perfección. Pero por su tema tiene garantizada cierta taquilla. De hecho, aún frente a Daldry hubo un conato de pelea en el público al analizar la visión que el film ofrece de aquella tragedia de 2001.



Algo sorprendido por el incidente, Daldry aseguró haber hecho la película con respeto, y recordó que él también perdió a su padre durante la adolescencia. Por cierto que el musical "Billy Elliot", que él mismo dirigió con música de Elton John, se despedirá de Broadway el 8 de enero, luego de 38 meses en cartelera.

< Inicio

Secciones