El Universal

< Inicio

PREMIOS NOBEL

Mo Yan, el "Faulkner chino"

 
11/10/12 (8:18 AM)
Pekín.- "¿Se come realmente a la gente el Partido Comunista?", preguntó a Mo Yan un sorprendido lector extranjero. Y es que quizá a muchos les cueste entender el satírico humor negro de Mo en "La república del vino", una novela de salvaje imaginación en la que un investigador se encarga de verificar los rumores sobre los banquetes de oficiales locales a base de niños.

El Nobel de Literatura 2012 ha forzado las barreras de la literatura en China durante tres décadas. La aclamada experimentación de este narrador de 57 años ha puesto a prueba los límites de cuánta sátira política y social son capaces de permitir los censores del partido comunista. Su última novela, "Rana", publicada en China en 2010, pone en el punto de mira la draconiana política de "un sólo hijo" del gobierno.

El uso de la fantasía y la sátira son las herramientas de las que Mo se sirve para sortear los serios castigos a los que se enfrentan los escritores que atacan directamente al Partido o sus políticas sociales y económicas. Con todo, los censores lo convocaron varias veces para analizar sus textos, y algunas de sus obras fueron retiradas temporalmente del mercado.

Mo ha seguido trabajando dentro del sistema de aprobación impuesto a escritores y editores chinos por el gobierno, insistiendo en que su escritura no sufre mucha autocensura. "He dicho y escrito todo lo que he querido decir y escribir", dijo sobre su novela "Grandes pechos, amplias caderas".

Los críticos chinos lo calificaron en ocasiones de "escritor rural que vive en la ciudad". Mo reside en Pekín, pero la mayor parte de su obra está ambientada en el semificticio condado Gaomi Noreste, en la oriental provincia costera de Shandong. El escritor ha vinculado ese Gaoimi al ficticio condado de Yoknapatawpha en Mississippi, ideado por William Faulkner. De ahí que para algunos sea el "Faulkner chino".

Nacido en Guan Moye en 1955, Mo se crió en Gaomi en medio de la brutalidad, la depravación y el extremismo maoísta del periodo del Gran Salto Adelante (1958-1961) y la Revolución Cultural (1966-1976). Pasó su juventud como granjero y obrero antes de ser aceptado en el Ejército Popular de Liberación en 1976. Allí trabajó como librero y se graduó en literatura en un colegio militar en 1986, antes de dejar el Ejército tras 22 años de servicio.

La lucha de clases y el fundamentalismo comunista de su juventud dejaron en él una profunda huella, como en muchos otros escritores de su generación. Mo y su familia de campesinos sufrieron una constante discriminación política y, lo que es peor, se les impidió leer libros.

Cuando Mo leyó por primera vez las traducciones al chino de Gabriel García Márquez y otros escritores del realismo mágico, declaró que le mostraron el camino para "escribir con libertad". También reconoce la influencia de otros escritores extranjeros como Günter Grass, DH Lawrence, Ernest Hemingway y Leon Tolstoi.

Mo adoptó el irónico pseudónimo de Mo Yan, una antigua expresión idiomática que significa "no hable". Y a la crítica le entusiasma que el autor que "no habla" sea uno de los más prolíficos de China. De hablar pausado y modesto, fuera de su país se lo conoce sobre todo por la nvoela "Sorgo rojo", llevada al cine con gran éxito por su compatriota Zhang Yimou, que se alzó con el Oso de Oro en la Berlinale.

"Sorgo rojo" es una historia épica de amor, atrocidad y elaboración de licor enmarcada en los tiempos de la invasión japonesa de China durante la Segunda Guerra Mundial.

Según afirma el escritor, su pasión por la ambigüedad, con una deliberada fusión entre ficción y hechos, no es sólo una herramienta literaria, sino que además supone un reflejo de las incertidumbres que él ve en la vida moderna.

Como muchos otros escritores y cineastas de su generación, uno de sus temas centrales es la crisis moral del país, que muchos contemplan como síntoma del autoritario gobierno chino, y la mezcla de los peores excesos del comunismo y el capitalismo.

• Cultura

Mo Yan, el escritor que se mandó a sí mismo callar

< Inicio

Secciones