El Universal

< Inicio

CONCIERTO

Agrupación de Pau Donés tocó en el BOD-Corp Banca

Una noche de Jarabe mestizo

 

Fueron dos horas con canciones nuevas y viejos éxitos (A. Acosta)

LORENA TASCA | 26/04/12 (2:58 AM)
El concierto de Jarabe de Palo fue primero una pachanga. A las 8:24 p.m. los ocho músicos de la banda barquisimetana Caseroloops tomaron la tarima de la sala de conciertos del BOD-Corp Banca para mezclar cumbia, reggaetón, electrónica y demás fusiones que han hecho lo propio de los dos discos que ya tiene la agrupación.
Después de un poco más de media hora de meneadera, movimientos de hombros y unas cuantas palmadas por parte del público al ritmo de Caceroloops, vino el turno de un poco de Jarabe. El rock mestizo de la banda de Pau Donés -vocalista y alma principal de la agrupación española- se hizo esperar hasta las 9:36 p.m. momento en el que empezó el show con Yep! último sencillo del disco ¿Y ahora qué hacemos? (2011) .
De su última producción discográfica se valieron para empezar el show, en el que Donés no dejó de hacer referencia a la extraña arquitectura de la sala que divide al público en dos, con una pared en el medio. "Este teatro es perfecto para traer a dos novias, y pones a una de cada lado (risas)".
Así empezó el concierto que trajo al flaco montanuiniano por tercera vez Caracas, para presentar un poco del último disco que, según explicó hasta el cansancio, está cargado de buen rock. Y así fue, con músicos de primera, Donés se lució entre lo nuevo y lo viejo, con un ritmo diferente y unos cuantos riffs entre canción y canción interpretada.
Y algo seguro de anoche es que Donés no fue el único que se destacó. Pues con tremendos músicos vino acompañado, desde el saxofonista, Jimi Jenks, quien puso el toque perfecto a esas fusiones propias de Jarabe, sumando al baterista, la bajista y el guitarrista, que nunca dejaron de mostrar su virtuosismo en cada nota
Entre tanta buena música, pocas fueron las nuevas canciones que fueron coreadas. Pero todo cambió apenas se escucharon los primeros acordes de un clásico como Depende , que de inmediato puso a todos los presentes de pie para corear, gritar y dar palmadas al ritmo de la pieza.
En el repertorio no faltó la versión de La quiero a morir , que aunque en el caribe es mejor conocida por la interpretación de DLG, es original de Francis Cabrel. En la versión de Donés, es una pieza que en el último disco es cantada junto a Alejandro Sanz. En el concierto se la dedicó a Sanz por la muerte de su madre hace poco días.
Así continuó una noche que fue un perfecto vaivén de emociones musicales, desde alegría, hasta despecho y unas cuantas canciones perfectas para dedicar. Además, algo que demostró Jarabe durante las dos horas de concierto, es que las viejas canciones se pueden reinventar con un poco más de estilo rock sin perder la esencia, tal como lo hizo con Dos día, Primavera que no llega, El lado oscuro y Bonito.
Donés no dejó de ponerse pachangoso , especialmente con A tu lado canción que dedicó a la banda venezolana Caceroloops; igual de movido se mantuvo con Adelantando .
Luego el final. Con La flaca cantada dos veces -para la falsa despedida y la verdadera- Duerme conmigo y Grita se vino lo último del show que mostró cómo el rock puede ser bastante mestizo, al mejor estilo jarabesco que ya tiene más de 16 años sonando.

< Inicio

Secciones